Investigaciones sobre cáncer abren nuevas esperanzas

Investigaciones sobre cáncer abren nuevas esperanzas

Antes de 2005, Esther Carrascal no había pensado en la muerte como algo próximo. Acababa de tener a su segundo hijo y se sentía tranquila al lado de su pareja. Pero un dolor intenso en los senos, que en principio atribuyó a una mastitis producto de la lactancia, terminó por cambiar su visión sobre la vida.

Esa fue apenas la antesala de los momentos difíciles que tuvo que pasar por cuenta del cáncer de mama. El diagnóstico fue carcinoma ductal infiltrante; la medida recomendada: mastectomía radical. Por fortuna para ella, tras la cirugía, no fueron detectados rastros de que la enfermedad en ninguna otra parte de su cuerpo. El tratamiento que siguió resultó exitoso.

“Después de vivir esto, y prácticamente de sentir que te puedes morir ya, lo que queda es un agradecimiento inmenso con la vida, con Dios. Y hasta hace que se piense seriamente en el legado que uno le va a dejar a sus hijos, a toda su familia”, comentó.

En efecto, el cáncer de seno es uno de los de mayor incidencia mujeres en Colombia, con base en estadísticas oficiales. Y de acuerdo con información difundida por el Ministerio de Salud, en Colombia se presentan cerca de 71.000 casos nuevos de cáncer anualmente y las proyecciones indican que habría 150.000 nuevos para el 2035.

Por ello la sociedad ve esperanzada avances como la creación de virus que lograrían atacar las células cancerígenas sin atacar las sanas, como lo publicó la revista electrónica Nature Communications, novedad que fue difundida ampliamente por medios de comunicación mundiales.

El reporte indica que la investigación ha estado a cargo de los científicos españoles Raúl Méndez, Cristina Fillat y Eneko Villanueva, del instituto Idibaps, del hospital Clínic y el Institut de Recerca Biomédica (IRB) de Barcelona. Ellos, en entrevista con el diario La Vanguardia, de España, explicaron que a diferencia de las terapias que atacan subtipos específicos de cáncer, se propone “un tratamiento de amplio espectro capaz de atacar múltiples tipos distintos de tumor. Y a diferencia de la quimioterapia y la radioterapia que no distinguen entre células sanas y cancerosas, la estrategia basada en las proteínas CPEB destruye únicamente células enfermas. Por lo tanto, es una estrategia que aspira a combinar lo mejor de las terapias moleculares con lo mejor de la quimioterapia y la radioterapia”.

Milton Quintana, jefe de la Unidad de Genética de Universidad Simón Bolívar, opinó sobre el tema que es clave analizar y ahondar los conocimientos sobre esta enfermedad a la que califica de pandemia puesto que actualmente es una de las primeras causas de muerte en el mundo. El desarrollo de las sociedades está directamente relacionado con el de la ciencia y la tecnología, por lo que, en su concepto, es la mejor inversión que un país puede hacer, anotó.

“Son muchos los países que han logrado salir del subdesarrollo y convertirse en países prósperos solo porque le aportaron a la tecnología. De eso hay evidencias y ejemplos clásicos como los llamados ‘tigres asiáticos’, que son Singapur, Taiwán, Hong Kong y Corea, y que sin tener recursos naturales les apostaron a la ciencia y la tecnología, pero son países prósperos”, sustentó Quintana.

Curiosamente, sobre el futuro de la investigación citada los autores le confirmaron que no tienen previsto iniciar ensayos clínicos en pacientes por falta de medios para ello. “Nuestro objetivo es asociarnos a una empresa que tenga la capacidad de realizar ensayos clínicos”, dijeron en la entrevista.

En el marco del día mundial de la lucha contra esta enfermedad, en febrero pasado, el Ministerio de Salud recalcó que la reducción de la incidencia del cáncer es “una prioridad para el Gobierno Nacional”, e insistió en las acciones para alcanzar para disminuir en 8 % la mortalidad prematura evitable por enfermedades no transmisibles.

“El Ministerio avanza en el control del riesgo a través de intervenciones como el control del consumo de tabaco y alcohol, la promoción de la alimentación saludable y la actividad física, la disminución de exposición a radiación solar ultravioleta y a carcinógenos ocupacionales y la vacunación contra el cáncer de cuello uterino y la hepatitis B”, expuso en un comunicado.

También se resaltó que la obesidad es un factor de riesgo para cáncer de mama, colon y recto, endometrio, riñón, esófago y páncreas. Así como el consumo de alcohol se asocia con cáncer de hígado, del tracto aéreo y digestivo, de mama y de colon y recto. Y el consumo frecuente de carnes procesadas es uno de los factores que incrementa el riesgo de cáncer de colon y recto.

Datos

La organización Cuenta de Alto de Costo (CAC) detalló recientemente, en su boletín técnico, que la población prevalente con cáncer en Colombia fue de 172.879 pacientes (adultos y niños), en el periodo comprendido entre el 2 de enero y el primero de enero de 2015, con un total de casos nuevos de cáncer de 30.675.

Tomado de: https://www.elheraldo.co

Deja un comentario